Aerotermia

Pensando en la utilización inteligente de la energía, las instalaciones con bombas de calor son óptimas dado que son máquinas con un rendimiento muy alto. Con estas máquinas es posible obtener la energía necesaria partiendo de las fuentes de calor natural: aire, tierra o agua.

Principio de funcionamiento:

Una bomba de calor es una máquina que permite transferir o “bombear” calor de un medio frío (que, por lo tanto, se enfría aún más) hacia un medio más caliente, es decir a mayor temperatura (y que, por tanto, se calienta aún más). Para lograr esta acción es necesario un aporte de energía dado que, de manera espontánea el calor se dirige de un foco a más temperatura a otro a menos temperatura, hasta que éstas se igualan. Se utilizan diversos fenómenos físicos para crear bombas térmicas. Los más comunes son la compresión de gas, el cambio de fase gas/líquido y el efecto termo-peltier. (*)
Tal como el nombre indica se trata de “bombear” energía entre dos elementos con distinto nivel energético previo.

(*)http://es.wikipedia.org/wiki/Bomba_de_calor

Aplicaciones:

En general, como generador energético en cualquier sistema de climatización eficiente. Ya sea en viviendas o edificios públicos. Hay de diferentes tipos según el origen de la energía que se absorbe:

  • Aire-aire: absorbe energía del aire exterior y la cede al interior del espacio a climatizar.
  • Aire-agua: absorbe energía del aire y produce agua fría para refrigeración o agua caliente para calefacción y agua sanitaria.
  • Agua-agua: absorbe energía de aguas freáticas (agua acumulada en el subsuelo), y produce agua fría para refrigeración o agua caliente para calefacción y agua sanitaria.
  • Suelo-agua (geotérmicas): intercambia calor con la gran masa del subsuelo aprovechando la característica de que el subsuelo mantiene una temperatura prácticamente constante durante todo el año.

Ahorro energético:

Con las bombas de calor se obtienen eficiencias muy altas (entre 200% y 400%) si la diferencia entre la temperatura de confort en el interior y la del medio externo es moderada. Por ej.: por cada kW eléctrico consumido por una bomba de calor puede entregar hasta 4kW de energía.

Coste económico:

Son equipos de tecnología bastante fiable y avanzada y aunque su coste a primera vista resulta más alto que otros sistemas, el período de amortización de la inversión extra está alrededor de los ocho años. A partir de esa fecha el sistema se hace muy económico en su utilización.

Instalación:

Es necesario un pequeño espacio para ubicar la máquina (semejante a una lavadora) y las correspondientes bombas de impulsión de agua o ventiladores si se da el caso. En todo caso, una parte bastante pequeña (tipo trastero) de cualquier vivienda.