Solar Térmica

La energía solar térmica es la más económica y rentable de todas las renovables. Permite el aprovechamiento de las radiaciones solares mediante el uso de colectores o paneles solares térmicos.

Principio de funcionamiento:

Los paneles solares o captadores, gracias a su diseño interno, atrapan en su interior la radiación solar infrarroja (calor). Por su interior, un serpentín, permite hacer circular el fluido a calefactar, ya sea directamente el agua corriente que se usará después en el edificio o bien el fluido para el sistema de calefacción. En el interior se pueden alcanzar fácilmente temperaturas alrededor de 70 ºC.

Dado que solamente hay una etapa de conversión energética es un sistema muy eficiente de captación y distribución energética.

Aplicaciones:

  • Producción de agua caliente sanitaria (ACS)
  • Apoyo a la calefacción
  • Calentamiento de piscinas

Debido a las características de uso estacional para cada una de las aplicaciones, permite que una misma instalación bien diseñada y adaptada pueda hacer frente a todas ellas a lo largo del año. El sistema producirá durante todo el año gran parte del agua caliente sanitaria necesaria, a la vez que durante los meses de invierno además cubrirá una parte importante de las necesidades de calefacción.

Ahorro energético:

Una instalación que combine calefacción en invierno, calentamiento de una piscina en verano y producción de ACS durante todo el año puede llegar a ahorrar el 60% de consumo energético para uso térmico de un edificio.

Coste económico:

Una instalación solar para la producción de agua caliente sanitaria es relativamente sencilla, por tanto su coste es asequible y se amortiza en muy poco tiempo. Además, por esa misma relativa sencillez, se trata de una instalación eficiente y de larga durabilidad en la que ninguno de sus elementos serán susceptibles de averías.

Instalación:

En una parte soleada, generalmente un tejado o una terraza, se colocan los captadores de placa plana.

  • ACS: La energía captada se almacena en acumuladores (depósitos) de agua que después se suministrará a los puntos de consumo. Con un buen aislamiento del acumulador y de las tuberías se puede conservar la temperatura en el agua durante la noche.
  • Calefacción: El agua caliente obtenida en los captadores puede utilizarse directamente en el circuito calefactor o bien como apoyo, precalentando el agua del circuito calefactor y disminuir así el consumo de la caldera. La adecuada utilización de un acumulador tampón y la gestión electrónica reducen sensiblemente el consumo energético de la caldera. El mayor rendimiento se obtiene mediante el uso de suelo radiante.
  • Calentamiento de piscinas: La importante inversión que supone una piscina nose compensa si sólo se puede utilizar los dos meses más calurosos del año instalaciones para climatización de piscinas con energía solar, utilizan una tecnología sencilla, fiable, de larga durabilidad y casi nulo mantenimiento. Un sistema de captadores de polipropileno o caucho por donde pasará y se calentará el agua, se intercalan en el circuito de los filtros de depuración. Se utiliza la bomba de filtrado y la misma piscina actúa