Tratamientos de Agua

Para un desarrollo sostenible, que permita disfrutar a nuestros hijos de la Naturaleza, el agua es un recurso cada vez más escaso que debemos proteger. Un uso racional del agua se consigue reduciendo el consumo, reciclándola y reutilizándola en resumen: alargando el ciclo de la misma. Con una gestión adecuada, la reducción del consumo de agua puede llegar al 80% en una vivienda media, ahorrándose miles de litros al año.

Aplicaciones:

Según el uso que se le vaya a dar al agua puede tener calidades diferentes:

  • Agua potable: adecuada para el consumo humano
  • Aguas grises: aprovechables para usar en inodoros.
  • Aguas pluviales: para riego y limpieza

Estos sistemas se pueden aplicar en: viviendas particulares, centros deportivos, instalaciones turísticas, campings, escuelas, hoteles;

Ahorro de recursos:

Reciclaje de aguas grises

Consiste en la recogida y depuración de agua procedente de duchas y lavabos haciéndola pasar por un dispositivo con diferentes compartimientos o cavidades donde:

1. Se hace un filtrado mecánico para separar las partículas de mayor tamaño que son expulsadas con las aguas residuales.

2. Se trata con bio-agentes

3. Finalmente se esteriliza o desinfecta el agua para que cumpla con normativa de la Directiva Europea del agua para uso doméstico.

4. Tras este tratamiento, a través de otro circuito diferente del agua potable, se envía a las cisternas de los inodoros para su segundo uso.

Recogida y reaprovechamiento de aguas pluviales

Consiste en recoger el agua de lluvias captada en determinadas zonas, como pueden ser tejados, terrazas y después de hacer un filtrado y tratamiento igual que para reciclar aguas grises se almacena en depósitos convenientemente dimensionados y ubicados.

Estas aguas se pueden usar no se precisa de agua potable: cisternas de inodoros, lavados exteriores, riego de jardines…

Coste económico:

Hoy en día, con la carestía de recursos hídricos que nos azota, el coste de estos sistemas no puede considerarse solamente en términos económicos. El disponer de agua para poder regar un pequeño jardín sin tener que usar la potable que nos suministra la compañía correspondiente puede ser suficiente aliciente para implantar un sistema de reciclaje. Por no hablar de la conciencia ecológica del usuario. A pesar de todo, no son sistemas que, en si mismos, sean muy caros de instalar y mantener.

Instalación:

Se necesita preveer los sistemas de canalización y distribución en el momento de construir el edificio o de llevar a cabo una reforma importante. La limitación más importante es que es necesario disponer de un espacio adecuado para los diferentes depósitos, preferentemente por debajo del nivel de recogida de aguas residuales y pluviales.